30/01/2018

La arquitectura es un artecomo otro cualquiera. Es cuestión de armonías, una pura creacióndel espíritu. Los arquitectos diseñan edificios y espacios que danvida y otorgan personalidad a las ciudades. El edificio Crysler enNueva York, el museo Guggenheim en Bilbao o las torres Petronas enKuala Lumpur son claros ejemplos de como una ciudad vive y crecealrededor de estas maravillosas creaciones.


Una de mis pasioneses mezclar la arquitectura con el artede la fotografía, retratando diversasedificaciones desde la mejor perspectiva y empleando la luz masadecuada para que esa construcción resalte mas si cabe.


La fotografíaarquitectónica es mucho más que retratar y describir espacioscreados por el hombre, sin embargo hoy vamos a cerrar el campo deacción a la relación de un edificio con su entorno. En este post osvoy a contar un poco en qué me fijo, o que parámetros tengo encuenta, a la hora de enfrentarme con el reto de fotografiar obrasarquitectónicas.


Cuando fotografíoun edificio desde el exterior no me centro exclusivamente en mostrarla fachada como tal, sino que intento mostrara la vez el entorno que le rodea, yaque nunca se concibe el diseño de un edificio sin contar con elestilo del lugar donde va a ser construido.


En este sentido, el retoque se plantea es cómo mostrar el edificio y su integración con elresto del barrio o de la ciudad.Para ello suelo abordar este tipo detrabajos como un reportaje donde intento crear una serie de imágenesque muestren todos los ángulos y perspectivas que considere.


Una vez, hemos mostrado eledificio en su entorno, iremos acercando la imagen, explorando todoslos ángulos, y estudiando que elementos, tanto del edificio como delentorno, deben o no deben a parecer en la composición.


El momento del díaen el que hagamos el trabajo es muy importante ya que, enfunción de la hora elegida, vamos a tener una u otra luz.Evidentemente mi experiencia personal me hace decantarme pordeterminados momentos del día. Sin embargo, en todos los trabajos esnecesario un estudio previo de la luz.


Además de la luz naturalen numerosas ocasiones suelo jugar con sombras o detalles creadosdesde la luz artificial de los flashes o focos.


En ocasiones megusta trabajar también con elementosanimados o personas que le den vida ypersonalidad propia a la construcción.


Cuando trabajo en elinterior lo primero que intento es mantener una reunión con elarquitecto o los responsables del edificio, donde me ayuden aentender la composición de determinados espacios y que es lo que masquieren destacar.


Llega el momento deponerme creativo, cierro el punto de mira y me dedico a explorar, aestudiar la composición, a valorar la luz, incluso a colocarelementos móviles que aporten dinamismo a una estancia estática.


Con la fotode arquitectura interior intentoencontrar detalles, ritmos y juegos de líneas que describan eledificio desde otro punto de vista, dando una especial importancia ala luz que reciben lo objetos, tanto natural como artificial.


Terminado el procesode fotografiado, pasamos al procesamiento de esa imágenes en elestudio, con el objetivo de adaptarlas a la atmósfera que deseascapturar. Ligeros retoques yalteraciones mínimas que consiguenmostrar edificios y elementos constructivos como si de modelosposando se trataran.


Comentarios